Blackest Night

 Si existía algún atisbo de duda de la calidad de Geoff Johns como uno de los mejores escritores contemporáneos, Blackest Night deja en claro que estamos ante un escritor de largo aliento de cinco estrellas. Y con esto, quiero dejar en claro que una cosa es una novela, historia corta, miniserie, pero otra es construir y manipular todo un universo por lo menos por 5 años, manejar cada detalle, cada personaje, cada diálogo, a fin que todo eclosione en la mejor historia que he leído de DC en años. 

Blackest Night es todo lo que debió ser Final Crisis pero jamás pudo ser. Una buena historia o al menos interesante. Una historia que involucre a todo el universo DC (como lo fue Infinite Crisis), y sobre todo, que importe. Que tenga una marca imborrable, que marque un antes y después. Que al voltear la última hoja, puedas al fin dejar de contener el aliento y estar seguro que nada volverá a ser igual.


The War of Light

Por “culpa” de Johns, soy un fanático del mundo de lo Green Lantern. No es sólo de Hal Jordan, sino de todos los Corps sino de Sinestro y sus Corps y de todo lo que este hombre ha estado escribiendo, Flash, los Rogues, y es que es así de bueno. Un breve recuento porque son más de 15 años que resumir. Jordan era el más grande Linterna Verde, hasta que la destrucción de su ciudad y sus seres queridos lo llevó hacia la locura aniquilando a sus compañeros. Ya convertido en Parallax, luego explican que en realidad estaba dominado por un parásito que lo dominó a partir del miedo, en un último acto de redención se sacrificó para salvar a su mundo. Johns escribe el renacimiento de Jordan en el 2004 en Green Lantern: Rebirth. Un héroe manchado por los pecados de su pasado, el odio de los sobrevivientes de su insania dentro de los Corps, el camino de redención, la amistad incondicional de sus antiguos aliados (Green Arrow, Kyle Rayner, Guy Gardner).

En el 2007 Johns suelta la bomba: Sinestro Corps War. Hasta ese momento, Sinestro era para mí un personaje a lo mucho regular. Un villano del montón. Pero a partir de este momento, Sinestro se erige como un personaje tridimensional, profundo, donde las líneas que delimiten entre un desquiciado dictador genocida y héroe incomprendido se vuelven difusas. Toda la guerra apunta no tanto a la aniquilación de los Green Lantern Corps, sino a preparar un evento que necesitaría que los soldados esmeralda estén preparados para enfrentar la muerte como nunca antes la experimentaron.


Back in Black

Y así se llega a la Noche más negra. Como dije, nada en DC se da por casualidad (quizá la excepción sea Final Crisis), así que entre desastres, crisis, muertes, guerras, había mucho material que tomar en una historia donde el horror y la tragedia nacen en un mundo donde los muertos son traídos de regreso para acabar con la vida en todo el universo y regresar a la paz del silencio absoluto. Y con Batman, Martian Manhunter (ambos murieron en Final Crisis), Superman, (Kal-L murió en Infinite Crisis), Aquaman, el Espectro, Doctor Light, Maxwell Lord y muchos más, la legión de resucitados era casi infinita. Johns por otro lado, había dejado en claro que la voluntad de los Linterna Verde y el miedo de los Sinestro Corps (amarillos) no estarían solos. A través del universo, la ira (rojo), el amor (violeta), la esperanza (azul), la avaricia (naranja) y la compasión (índigo) se levantarían con sus propios ejércitos en una brutal guerra de todos contra todos, hasta que se den cuenta, que cualquier luz que porten, al final si no se unen sería tragadas por la oscuridad de los Black Lantern. Y con esa idea básica, todos los héroes de DC, y todos sus títulos importantes se ven tocados por la muerte. Cada héroe y villano debe enfrentarse con su pasado y la muerte que llevan sobre sus hombros. Por ejemplo, Lex Luthor con su padre Lionel, Deathstroke contra toda su familia, Wonder Woman contra Max Lord, los Teen Titans contra sus compañeros muertos, Superman y Superboy contra Kal-L, etc. Más que una enumeración sosa de lo que pasa, apunto a que no se trata de una simple historia de acción. Al contrario, tiene una muy fuerte carga de drama ( Blackest Night: Batman), de horror ( Blackest Night: Titans y sobre todo el tie-in de Justice League of America que te mantiene en vilo y cuyo final es macabramente desgarrador), que hace que muchos personajes crezcan pero no sin antes haber caído. Y es que quizá nada te hace más fuerte que enfrentarte a tus mayores fracasos y sólo cuando éstos sean dejados atrás, se podrá caminar hacia un día más claro.

Cada vez que trato de escribir sobre algo, trato de ser equilibrado y también mostrar sus puntos flacos. Con Blackest Night no hay muchos. Argumentalmente es genial, gracias a Johns. Peter J. Tomasi no se queda atrás en Green Lantern Corps y el título de Batman. Gráficamente es soberbia. Ivan Reis en la serie principal y Doug Mahnke en Green Lantern se llevan las palmas. Quizá los errores, si pueden llamarse así, sean debidos a la cantidad de personajes utilizados y que naturalmente tomarían a algunos protagonistas, otros serían dejados de lado y otros la perderían a medida que la serie avance. Por ejemplo, John Stewart no tuvo participación hasta casi el final de la historia. Superman al contrario, la perdió hacia el final, cuando fue convertido en un Black Lantern. Hasta Superboy tuvo más importancia que el hombre de acero. Y como toda buena historia necesita un buen villano, aquí tenemos a Nekron, la misma muerte personificada. En realidad, como villano es regular. Sus diálogos eran decentes pero no memorables. Estéticamente sí convencía, pero le faltó un poco más de personalidad para pasar a la posteridad. Black Hand que era el segundo al mando, al tener un background más trabajado donde su mórbida fascinación por la muerte era genial, sí convencía más. Aunque la antítesis de los héroes y villanos, en realidad eran los mismos Black Lanterns, así que el equilibrio estaba bien logrado.


But he was the goddamn Batman!

La conclusión la di al empezar. Blackest Night es el mejor crossover que he leído en mucho tiempo. Johns demuestra que DC es más que su “trinidad”, y con Batman (Bruce Wayne) fuera de acción, con Superman y Wonder Woman en papeles secundarios, DC aún tiene mucho material con el cual trabajar. Así, queda demotrado que ni Flash ni Green Lantern son actores de reparto sino protagonistas. Esto para mí es un éxito, un logro que tiene que marcarse. Sobre el final, creo que fue adecuado, pasó lo que tenía que pasar, y más aún cuando la siguiente historia se va a llamar Brightest Day. Por último, me quedo con una idea a partir de la conclusión de Flash. La vida no nos tiene un propósito de antemano, nosotros se la damos a ella.




Welcome back to the Darkness. Welcome back to the Peace.
Welcome to the Black Lantern Corps
1 Comments
1 Comments
Posted by DEGRAAF

can someone translate please?